MARIONETAS DE HILO ENTRE ALMECES

plazueladesantaeulalia1949Dentro de la programación del  Festival Titirimundi 2017, la compañía Rocamora actuará el sábado 14 de mayo a las 19 horas en un enclave único de nuestra ciudad, la Plazuela de Santa Eulalia. Antes de que empiece la actuación y después de la misma, merece la pena contemplar los 15 almeces centenarios que rodean esta plazuela.

El almez (Celtis australis L.) es un árbol de la familia de los olmos,  que alcanza los 25 metros de altura, con tronco grueso y derecho y corteza casi lisa de color ceniciento o blanquecino. Tiene copa amplia y muy ramosa. Tiene hojas simples y lanceoladas que se estrechan en el ápice para formar un punta curvada y estrecha. El fruto es redondo y liso, del tamaño de un guisante, al principio de color verde y finalmente casi negro.

Aunque es una especie silvestre autóctona de la península ibérica, es muy apreciada como ornamental en jardinería desde tiempos de los romanos por su gran belleza y sombra. Su madera, por su tenacidad y elasticidad era muy apreciada para hacer aros para toneles, cubas, piezas de carros, sillas, remos, horcas, bieldos y cayados. Los frutos de los almeces son comestibles, de sabor dulce y agradable; los niños solían comerlos para luego tirar los huesos con un canuto.

Esta especie puede llegar a vivir 5 ó 6 siglos;  desconocemos la edad de los ejemplares de esta plazuela pero deben rondar los 120 años (la plaza se construyó en 1988). La foto que acompaña este texto está fechada en 1949 y ya tienen un porte majestuoso.

Esta entrada fue publicada en Uncategorised. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*