ESPACIOS VERDES SINGULARES: EL PARQUE DE LA DEHESA

dehesa3Continuamos en el mes de junio con este apartado dedicado a espacios verdes, parques y jardines singulares de la ciudad de Segovia. Estas entradas pretenden dar a conocer rincones únicos de nuestra ciudad por sus valores paisajísticos, estéticos, naturales o sentimentales.

El actual Parque de la Dehesa ocupa una pequeña parte de las veintitrés hectáreas de la antigua Real Dehesa de Enrique IV que estaba delimitada por el actual convento de San Antonio el Real, la carretera de La Granja, el camino de Valdevilla, la estación de ferrocarril y la ermita del Cristo del Mercado. Esta dehesa contaba con praderas, arbolado y eras para la trilla a orillas del arroyo Clamores; un paraje singular que enamoró al monarca castellano y que supo mantener su belleza hasta bien entrado el siglo XX, donde se describe como “un hermoso sitio, muy poblado de árboles (…), donde se halla la fuente de la Dehesa, en una pintoresca explanada con bancos de piedra para los paseantes, lugar de grata complacencia, en tardes soleadas y calurosas”.

En tiempos de Enrique IV se convierte en descansadero y lugar de pasto durante los mercados de ganado. Aunque se celebraban varios mercados de ganado en la ciudad, parece que el que se celebraba entre San Juan y San Pedro tenía mayor éxito e incidía de forma muy positiva en las relaciones sociales y económicas de la ciudad. Esta feria contaba con gran tradición y prestigio, y atraía a mercaderes y tratantes de otras provincias y pueblos lejanos que podían desplazar su ganado gracias a la importante red de vías pecuarias con la que cuenta nuestra provincia. Este antiguo mercado de ganado es el origen de las actuales ferias y fiestas de Segovia.

Después de convertirse en recinto ferial de atracciones durante las fiestas de la ciudad, en 1980 el Ayuntamiento de Segovia, a propuesta del ICONA, aprueba la creación de un parque. En este diseño predominan los paseillos curvos que trascurren por islas de césped donde crecen una gran diversidad de especies predominando las coníferas alóctonas.

dehesa2

En los años 90, el parque sufre una profunda remodelación y se introducen numerosos elementos que evocan ese pasado histórico como dehesa y descansadero de ganado como el chozo de pastor, el pilón-abrevadero y el manantial. Se sustituye parte de la vegetación alóctona utilizada en el primer diseño, haciendo que predominen las especies autóctonas como las encinas, los robles y las sabinas y se delimita uno de los laterales del jardín con un impresionante seto biodiverso (con aproximadamente 16 especies diferentes). El agua está presente en muchos rincones del jardín, evocando al arroyo Clamores, soterrado a escasos metros de este espacio y la fuente de la Dehesa. El reguero de agua que bordea todo el parque nutre a bosquetes de chopos y fresnos que son aprovechados como pantalla vegetal para ocultar la fachada del cuartel anejo.

Este atractivo parque se completa con unas pistas preparadas para practicar deportes populares (las primeras de este tipo que tuvo la ciudad), un circuito biosaludable y una zona de parque infantil muy concurrida por las familias de los cercanos barrios de San José y del Cristo del Mercado.

Esta entrada fue publicada en Uncategorised. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*