PLANTAS SILVESTRES URBANAS

Entre baldosas, adoquines, en muros, a los pies de farolas y papeleras o en la base de los edificios, crecen numerosas especies de plantas silvestres. Estas plantas, popularmente conocidas como “malas hierbas” crean pequeños jardines urbanos con floraciones espectaculares, incrementan la biodiversidad, atraen insectos beneficiosos, ayudan a luchar contra la polución, filtran el agua de arroyada y evitan la erosión pluvial.

Muchos ciudadanos perciben el crecimiento de estas plantas silvestres en las aceras  como un signo de abandono, dejadez o mal mantenimiento de los servicios de limpieza de la ciudad. Para cambiar esta percepción ciudadana en la ciudad francesa de Nantes se puso en marcha en el año 2016 el proyecto Les belles de bitume (El asfalto hermoso): una iniciativa que consistía en nombrar las malas hierbas escribiendo su nombre sobre el asfalto para que de este modo existan y pueden ser identificadas por los ciudadanos.

plantasilvestresnantes

La política del Ayuntamiento de Nantes en cuanto a la biodiversidad no es diferente a la del Ayuntamiento de Segovia y tiene como objetivo transformar la ciudad en un refugio que proteja a la naturaleza organizando su cohabitación con el espacio urbano. En este sentido en ambas ciudades, está prohibido el uso de glifosato para la erradicación de las plantas silvestres de la ciudad, utilizando métodos mecánicos y/o térmicos no contaminantes.

El listado de plantas silvestres de nuestra ciudad supera las 50 especies, entre las que destacan por su abundancia: el diente de león (Taraxacum officinale), oreja de judas (Parietaria judaica), ombligo de venus (Umbilucus rupestris), boca de dragón (Antirrhinum graniticum), zapatitos de la virgen (Sarcocapnos enneaphylla), cardo lechar (Sonchus asper), hierba de campanario (Cymbalaria muralis), malva (Malva sylvestris), bolsa de pastor (Capsella bursa-pastoris) y varias especies de gramíneas como Vulpia muralis, Bromus diandrus y Hordeum secalinum.

El futuro de las plantas silvestres en el municipio de Segovia, pasa por su conocimiento y puesta en valor, por un “cambio de chip” en la percepción ciudadana y por un mantenimiento teniendo en cuenta que no todas las hierbas ni espacios urbanos se deben tratar igual; es necesaria una estrategia individualizada en cada zona o espacio.

zapatitosdelavirgenBocadedragon

Esta entrada fue publicada en Uncategorised. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*